lunes, 26 de septiembre de 2016

Creer o reventar. Kilyane Revel, una joven francesa, estaba aburrida en su casa y se puso a jugar con la aplicación de Snapchat. Se encerró en su habitación y empezó a probar los famosos filtros de la red social más utilizada de Estados Unidos. Eligió el efecto del perro sacando la lengua, pero se llevó una aterradora sorpresa.



Ver Video